En Blog

Hoy en día, el riesgo de ser hackeado se extiende a muchas áreas personales: teléfonos móviles que contengan fotografías privadas, ordenadores con documentos que contengan información de riesgo (cuenta bancaria, pasaporte)… Los piratas informáticos no tienen escrúpulos. El último elemento víctima de una moda de sabotaje es la webcam de tu computadora. En la plataforma NeoTeo, nos brindan unas pautas, además de informarnos acerca de Who Stalks my cam, un software para controlar por completo al acceso a tu cámara. Esta herramienta evitará que ciber delincuentes juegue a ser el Gran Hermano de nuestras vidas.

Detectar sabotajes

Si alguien está interceptando tu webcam significa que puede convertirla en una cámara espía de vigilancia las 24 horas, invadiendo tu privacidad. Para saber si somos víctimas de un hacker debemos seguir unos sencillos pasos. El primero y más sencillo es prestar atención a la luz de encendido o grabación de tu aparato. Si se activa sin haberlo ordenado nosotros es probable que estemos siendo hackeados. Puede que las configuraciones de la herramienta hayan cambiado, o la apariencia del ordenador, en cuyo caso indicará que somos víctimas de un sabotaje. Debemos tener mucho cuidado puesto que es posible que alguien haya instalado aplicaciones espía en nuestro terminal y las esté utilizando para controlar remotamente nuestra máquina. Hagamos un barrido con nuestro programa antivirus para comprobar la seguridad del ordenador. En caso de que detectemos que nuestra webcam está siendo hackeada y nuestras imágenes están siendo robadas y nuestra privacidad violada, lo mejor que podemos hacer es acudir a un especialista, adquirir un buen antivirus y proteger nuestro equipo de posibles agresiones futuras.

Cómo evitar ser víctimas

Una vez estemos seguros de haber eliminado elementos espías de nuestro ordenador, debemos estar preparados contra una próxima vez. Para ello, lo primero que debemos tener en cuenta es que todos estos elementos tienen una contraseña de fábrica, y que suele ser sencilla. Cambiemos esa clave a una más difícil de adivinar, una combinación de signos de puntuación, números y letras en mayúsculas y minúsculas. Configuremos la herramienta para que posea restricciones de acceso de programas y aplicaciones externas, así como de un usuario diferente a nosotros. Las soluciones más sencillas son tapar la cámara con una pegatina o un post it cuando no estemos usándola, o bien desconectarla si utiliza un cable USB para su utilización. No olvidemos que, cuando hagamos uso de nuestra webcam, estamos hablando con un desconocido y nuestra conversación puede estar siendo grabada, así que evitemos ofrecer imágenes comprometedoras, prestando especial atención a los menores. Pensando en estos últimos, podemos instalar un sistema de control parental que evite el uso de la cámara web.

Una aplicación para tu privacidad

Pero sin lugar a dudas, la última innovación para prever estas agresiones por parte de los hackers es la aplicación Who Stalks my Cam. Esta útil herramienta detecta, habilita e interrumpe el acceso a nuestra webcam de acuerdo a las preferencias previamente fijadas por el usuario. A través de su interfaz, podemos decidir qué programa accede al elemento y cuál queda restringido. A su vez, este increíble software detecta y registra cualquier actividad inusual fuera de las configuraciones del cliente. La seguridad de nuestro ordenador personal es la prioridad de este programa que hoy en día se encuentra a la cabeza en lo referente a la protección de nuestra intimidad. Los piratas informáticos violan nuestros derechos interfiriendo nuestra webcam y entrando en nuestro terminal, pero sin duda Who stalks my cam se lo pondrá un poco más difícil. Se acabaron tiritas y pegatinas taponando la lente de nuestro objetivo, este completo elemento nos ayudará a salvaguardar nuestra intimidad.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search