En Blog

En la tienda tenemos un apartado para poder comprar camaras IP, pero, ¿sabes qué son y para qué puedes utilizarlas? En este post quería contarte un poco más sobre ellas para despejarte todas las dudas que te puedan surgir.

Lo primero es dar una definición clara sobre qué son: las cámaras IP son videocámaras que están especialmente pensadas para transmitir las señales que graban, tanto de audio como de vídeo, a través de Internet. Esta transmisión se puede realizar a través de un navegador (Google Chrome, Internet Explorer, etc.) o bien a través de los llamados concentradores o HUBS a través de una red local LAN.

Para poder utilizarlas y tener las imágenes que transmiten desde cualquier lugar necesitamos por tanto tener una conexión a Internet, y configurar la cámara para que se conecte con un router de banda ancha.

La principal ventaja de las cámaras IP es que gracias a esa conectividad se pueden tener las imágenes en tiempo real desde cualquier lugar del mundo. Tan solo necesitamos tener conexión a Internet para poder acceder a ellas.

Además, gracias a los smartphones y tablets con conectividad podemos hacer esa labor de seguimiento de las cámaras de forma sencilla y discreta en cualquier momento y en cualquier sitio.

En cuanto a los usos de estos dispositivos, se pueden utilizar para la seguridad en el hogar, ya que podemos colocar cámaras IP en los accesos de la vivienda y que nos avisen de la entrada de cualquier intruso en el mismo momento en que se produzca.

De la misma manera, podemos utilizarlas para la seguridad empresarial, y colocar estas cámaras en comercios u oficinas y ayudar a evitar o avisar a la policía en caso de posibles robos en estos negocios.

En cuanto a vigilancia las cámaras IP sirven para controlar la entrada de personas no autorizadas en zonas de acceso restringido, ya que avisarán en caso de que se acceda sin autorización.

También se pueden usar con la grabación de forma continuada y no solo cuando se detecta movimiento, permitiendo como otras cámaras de vigilancia tradicionales el controlar comportamientos o actitudes entre los trabajadores en las empresas, entre las personas de servicio en las viviendas, etc. Pero con la ventaja de poder acceder a las imágenes cuando quieras desde un teléfono inteligente o un ordenador, en lugar de tenerlas únicamente en un circuito cerrado de vigilancia.

Otra de las ventajas es la multitud de modelos disponibles para cubrir todas las necesidades. Hay modelos ‘clásicos’ en forma de cámara de vigilancia para situar de forma fija en el punto donde queremos realizar la visualización de imágenes o cámaras IP motorizadas que además te permite rotarlas a distancia.

Pero si además quieres discreción a la hora de realizar la grabación, tienes modelos que son un despertador espía que permiten saber qué pasa en el dormitorio o relojes de pared con cámara oculta que se pueden colocar en cualquier pared. Incluso bombillas con cámaras espía, que desde cualquier lámpara realizarán su labor de vigilancia pasando completamente desapercibidas.

Pero los avances de la tecnología actual permiten ir un paso más allá y tener cámaras IP móviles que simulan ser un botón y que podemos llevar encima en todo momento para registrar lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Además, sus usos van más allá de la vigilancia. ¿Quieres ver cualquier cosa desde la distancia? ¿Velar a tu bebé en su cunita por la noche? ¿Visitar una ciudad accediendo a una página web? ¿Seguir el nacimiento de una camada de lobos de forma remota? ¿Ver el estado del mar para ver si hay olas como para ir a hacer surf? Las cámaras IP se han extendido a todos los sectores y se utilizan para multitud de cosas.

Después de leer este post, ¿no te han entrado ganas de hacerte con tu propia cámara IP? J ¡Yo ya tengo la mía!

Como siempre… ¡Nos ‘seguimos la pista’ en el próximo post!

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search