En Blog
  •        Artículos de comida o bebida: ¿imaginas esconder tu dinero en un bote de tu marca de refresco favorita o en una lata de cerveza? Son productos que no suelen faltar en ninguna casa y que, por descontado, no van a ser sospechosos de guardar nada de valor más allá de su contenido líquido. Así que resultan una opción fantástica.
  •        Productos de limpieza: si no nos imaginamos encontrar dinero en un bote con líquido en la nevera, imagínate quién podría pensar que vas a esconder tu dinero en una botella de detergente o de limpiador. Seguro que, si alguien entra en tu casa buscando algo de valor, es el último lugar en el que va a mirar.
  •        Artículos de aseo: comparte con los puntos anteriores la ventaja de ser productos que no llaman para nada la atención y que, por tanto, no suelen estar en el punto de mira de posibles ladrones dispuestos a llevarse el dinero que escondes en casa. Un bote de espuma de afeitar puede ser un buen ejemplo de esto.
  •        Otros objetos que no imaginas que pueden servir para esconder dinero: desde el objetivo de una cámara hasta una simple piedra que utilices para decorar en cualquier rincón de tu casa. Son solo dos ejemplos de objetos que vienen preparados para que escondas tu dinero fácilmente.

Como ves, la imaginación es el límite. Ahora puedes esconder el dinero que tienes en casa en los lugares más insospechados, sin necesidad de encontrar escondrijos complicados o recurrir a los típicos lugares. Recuerda que las cosas más cotidianas son las que menos llaman la atención y, por tanto, son los lugares perfectos para que tu dinero esté a salvo.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search