En Blog

Las empresas de alarmas están a la orden del día, vemos y oímos sus anuncios por todas partes vendiendo “seguridad”, pero basta con que introduzcáis en cualquier buscador de Internet el nombre de alguna de estas conocidas empresas de alarmas junto a las palabras “estafa”, “problemas” o “engaño” para que veáis la realidad de dichas compañías y del “servicio” que dicen ofrecer.

La realidad es que las grandes empresas de alarmas no venden ningún servicio, venden “falsa sensación de seguridad”, o lo que es lo mismo, un placebo gracias al cual te vas tranquilo de vacaciones. Pero el efecto del placebo desaparecerá de inmediato si tienes la mala suerte de que algún día le toque a tu casa y compruebes para qué te ha servido todo el dinero invertido en la instalación y las cuotas de tu alarma.

Habrá quien diga que al menos conseguirán cierto efecto disuasorio pero la verdad es que los ladrones saben mejor que nosotros lo que se cuece en esas empresas y se ríen cuando ven el cartelito de turno.

No podemos entrar a nombrar empresas de alarmas que acostumbran a realizar prácticas fraudulentas, pero te animamos a que hagas esa búsqueda en Internet para corroborarlo, y te contamos cómo puedes instalar tu propio sistema de alarma en casa sin cuotas y con la misma o más fiabilidad que te puede aportar cualquiera de estas empresas de alarmas.

Diferencias entre los sistemas de alarmas con y sin cuotas

Los sistemas o kits de alarmas sin cuotas son bastante parecidos a los sistemas de alarmas que instalan estas grandes y publicitadas empresas de alarmas. En ambos casos, el kit suele estar compuesto (al menos) por una consola central de mandos, sensores de puertas y/o ventanas, sensor de movimiento y cámara. Pueden tener más elementos, como alarma sonora o detector de inhibidores, y la central de mandos puede comunicarse con el exterior a través de internet, frecuencias de radio, línea de teléfono fija y/o red móvil.

La principal diferencia entre uno y otro sistema es que en los kits de alarmas autoinstalables, la central se comunica con nosotros o con los números o contactos que hayamos introducido; mientras que en los kits de alarmas con cuotas, la central se comunica con la centralita de la empresa de alarmas.

Quizás creas que en esto radica su principal ventaja y la razón por la que merece la pena pagar tu cuota, ya que te aseguras que detrás de la vigilancia de tu casa hay todo un equipo de seguridad que llamarán a la policía de inmediato en caso de ataque, pero en la práctica no es exactamente así.

Cualquier alarma suele dar bastantes falsos avisos, por diversos motivos, y cualquier aviso debe ser siempre verificado antes de llamar a la policía. De hecho, las alarmas dan tantos falsos avisos que, en agosto de este mismo año, salió publicada en el BOE una estricta ampliación de las normas y protocolos para la verificación y comunicación de avisos a la policía, con fuertes sanciones en caso de incumplimiento, que puedes leer http://www.interior.gob.es/web/servicios-al-ciudadano/normativa/ordenes-int/orden-int-316-2011-de-1-de-febrero#CAPII.

Deficiencias de las empresas de alarmas

Las grandes empresas de alarmas tienen tres deficiencias graves que repercuten directamente en la seguridad de tu hogar: un protocolo de actuación demasiado largo, fácil sabotaje de las consolas de mando y mantenimiento deficiente de los equipos instalados.

Debido a la cantidad de falsos avisos que dan los sistemas de alarmas y al elevado número de clientes de estas grandes empresas de alarmas (sobre todo en grandes capitales), el protocolo de actuación para verificar un aviso es demasiado largo y, en muchas ocasiones, ni siquiera se inicia dicho protocolo por falta de personal o capacidad técnica.

Con lo cual, al final ese servicio de la centralita que crees que mejora la seguridad de tu hogar o negocio, no te sirve de mucho. De hecho, es más efectivo que seas tú el que recibe esos avisos, ya que así te aseguras que siempre te enterarás de cualquier movimiento sospechoso y podrás verificarlo con la ayuda de las cámaras o de algún vecino o familiar. Es el mismo procedimiento que te pedirían los operadores de la empresa de alarmas. Con lo cual, instalando tu propio sistema de alarmas no sólo ahorras dinero, sino también tiempo, algo esencial a la hora de actuar ante un posible robo.

Además, una queja habitual de sus clientes es que no se hace ningún tipo de mantenimiento ni seguimiento del estado de los equipos una vez instalados, ni siquiera para comprobar la vida útil de las baterías. Con lo cual, es muy común encontrar instalaciones de seguridad cuyas cámaras o sensores llevan tiempo sin funcionar y cuyos propietarios ni siquiera son conscientes de ello. Esto significa que, en caso de robo, si la alarma no avisa a la central por falta de pilas o avería, la empresa no se hace responsable.

Por otra parte, este tipo de alarmas resultan muy fáciles de inhibir o sabotear, pero este tema lo trataremos en el siguiente artículo, en el que te contaremos cómo puedes mejorar la seguridad de tu hogar de forma efectiva y los elementos imprescindibles para ello.

Mientras tanto, puedes ir viendo los kits de alarmas autoinstalables que tenemos en la tienda online de La Tienda del Detective y del Espía. Contacta con sus profesionales si necesitas asesoramiento o tienes alguna petición, estarán encantados de atenderte.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search