En Blog

League of Legends es uno de los videojuegos online más jugados actualmente con decenas de millones de jugadores. Algunos de ellos, así como los servidores del videojuego y directivos, han sido víctimas de un robo masivo de datos por parte de un hacker australiano de 23 años, según afirma Antena 3. El joven, cuyo nombre es Shane Stephen Duffy, se ha enfrentado a varios delitos de pirateo informático, robo de información y sabotaje a redes sociales, así como amenazas . Todos estos cargos sumaban 2 años y medio que Duffy ha eludido alegando autismo, según afirma la plataforma Defconplay esta semana.

Roba 32.000 dólares y evita la cárcel

Duffy comenzó hackeando el servidor del juego League of Legends con la firme intención de obtener datos de los usuarios registrados online. Todas las cuentas robadas fueron revendidas, ganando con ello 32.000 dólares australianos. Además de esto, el pirata amenazó a varios empleados de Riot Games, llegando a hackear incluso la cuenta del presidente de la compañía responsable del juego, Marc Merrill. Tras ser apresado por las autoridades y sentenciado a cumplir dos años y medio de prisión, el abogado del australiano alega autismo como motivo para evadir la cárcel, quedando sólo el pago de la fianza como único castigo. Se informa de que el joven fue diagnosticado a los once años pero no ha recibido tratamiento debido al miedo de la madre por la medicación que tendrían que suministrarle, según ha informado AlfaBetaJuega.

El autismo exime al pirata informático

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por una alteración de la interacción social, de la comunicación y del comportamiento. Afecta a la forma en la que se percibe el mundo, y las barreras morales y cívica del comportamiento humano están muy desdibujadas en los individuos que sufren esta enfermedad. En el caso de Duffy, y en palabras de su abogado, no se le puede considerar culpable pues no es consciente de las consecuencias de sus actos. Tan alejado estuvo el hacker del mundo social, que incluso llegó a recibir educación en casa, por lo que pedirle responsabilidad social estaría muy alejado de lo que Duff podría ofrecer. Esto plantea un dilema moral, pues son muchos los que piensan que si alguien es capaz de cometer un delito debe ser también capaz de afrontar las consecuencias de dicha acción y cumplir con la condena impuesta por el tribunal. Lamentablemente el asunto no es tan sencillo, y ríos de tinta han corrido sobre el tema.

Controversia en torno a este hacker

La elución de la pena alegando desorden mental o algún tipo de enfermedad psicológica ha suscitado polémica siempre. Son muchos los que defienden que una persona que padece ciertos tipos de problemas psicológicos deben estar exentos de responsabilidad, pues estos delincuentes no son conscientes de la magnitud de sus actos. Pero existe también la postura contraria, en la que la persona que comete un delito o falta es un criminal independientemente de las características psicológicas, y como tal debe pagar el precio de sus acciones cumpliendo con la justicia. En esta línea, no es difícil suponer que el proceso de Duffy haya levantado ampollas, sobre todo entre los damnificados. Esos miles de usuarios cuyos datos circularon en el mercado negro de la información exigen justicia y que el joven cumpla condena, mientras que la justicia, más imparcial, ha dictaminado lo contrario. El juego de Riot Games ha sido hackeado en anteriores ocasiones filtrando datos acerca de prototipos que la compañía descartó, así como han accedido a  la cuenta de Twitter de Merrill en varias ocasiones, pues son muchos los piratas que se animan a probar este apasionante videojuego donde priman el ingenio y la estrategia.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search