En Blog

Rusia sigue siendo uno de los protagonistas en el espionaje mundial. Durante años, agentes de la desaparecida KGB se infiltraron en las filas de múltiples naciones buscando secretos de estado. Ahora, ABC nos amplía información relativa a aviones espía en las fronteras rusas. Más concretamente, en la ubicada en el Mar Negro. Según ha informado el portavoz de Defensa ruso, Ígor Konashénkov, se han interceptado aviones estadounidenses de reconocimiento. El modelo registrado es del tipo P-8 Poseidón. Éstos se acercaron peligrosamente a la frontera rusa sin encender los transpondedores. Éste es un requisito indispensable para transmitir coordenadas e identificación. “Este no es el primer intento de la aviación de la OTAN de acercarse a las fronteras rusas”, afirmó Konashénkov. “El objetivo era realizar labores de espionaje en el área de ejercicios estratégicos del mando militar KavKaz-2016”, sentenció. El país euroasiático ha mostrado malestar por la peligrosa aproximación de las aeronaves.

Reacción al espionaje de la OTAN

Como consecuencia del intento de espionaje de la OTAN, Rusia ordenó el despegue de dos cazas Su-27. La maniobra se efectuó desde la base de Belbek, cerca del puerto de Sebastopol, en la península de Crimea. Al detectar las aeronaves, los aviones norteamericanos modificaron su rumbo bruscamente. Según afirma el Ministerio de Defensa ruso, la aproximación se produjo con intención de identificar los vehículos. Por su parte, el Pentágono ha denunciado como peligrosa la maniobra de los SU-27. Korashénkov replicó que “los pilotos rusos actuaron en estricta consonancia con las reglas internacionales”. El Ministerio de Defensa del país euroasiático se encuentra en continuo malestar. Esto es debido a los constantes intentos de incursión en sus fronteras. En las últimas semanas, aviones norteamericanos se han aproximado en varias ocasiones, sin ir más lejos. A todo ello se puede sumar el problema con Ucrania en la península de Crimea desde el 2014.

Una invitación rusa

El general Korashénkov, en un intento por apaciguar ánimos, ha invitado a saciar la curiosidad sobre las maniobras militares rusas. Siendo más concretos, serían un centenar de periodistas extranjeros y los agregados militares de más de 60 países. En Rusia se comparte la consideración del almirante Vladímir Komoédov, presidente de la comité de Defensa de la Duma. Este último organismo también es conocido como la cámara de los diputados. La opinión de Komoédov es que la actitud de los aviones de EEUU fue una provocación muy clara. «Los americanos no tienen nada que hacer en el mar Negro. Nadie los ha invitado. No tienen por qué volar allí”, explicó. El principal motivo de crispación en Rusia es que se realicen intentos de incursión en sus fronteras cada día. Más hechas con el transpondedor apagado, dificultando la identificación. Esclareciendo dudas sobre la motivaciones y planes rusos, se ha promulgado la invitación.

Espacios aéreos violados

Tanto la OTAN como Rusia se han acusado mutuamente  en las últimas semanas. Se achacan haber violado sus respectivos espacios aéreos con aviones militares. Además, se añade el hecho de que ninguno de ellos llevaba encendido el transpondedor. La pasada semana, Rusia rechazó las acusaciones de Estonia relativas al tema. La nación báltica culpa a su vecino euroasiático de haber realizado incursiones en sus fronteras por cuarta vez este año. Esto ocurrió en aguas del Golfo de Finlandia, en el mar Báltico. La reciente amenaza a las fronteras rusas en el mar Negro por parte de los P-8 Poseidón no será la última. Actuaciones como esta se seguirán sucediendo y el espionaje militar estará a la orden del día durante largo tiempo. Todas las naciones quieren saber qué hacen sus vecinos cuando nadie les ve. Pero debe tenerse en cuenta que desarrollar labores como éstas puede acarrear consecuencias impredecibles.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search