En Blog

El País (http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/12/actualidad/1471012840_775826.html) nos acerca una insólita historia propia del argumento de un drama televisivo de espionaje. Se trata de los sucesos que giran en torno a la muerte de Shahram Amiri, científico nuclear iraní. En 2009 desapareció durante una visita a La Meca, en Arabia Saudí. Posteriormente se difundieron vídeos de él en suelo estadounidense que ofrecían oscuras versiones de los hechos. Finalmente, Amiri fue obligado a volver a Irán en 2010. Recientemente, y tras seis años en una cárcel de Teherán, el sujeto ha sido ahorcado. Las razones las explica La Vanguardia. Su conexión con EEUU hace sospechar que el científico ha proporcionados secretos de estado sobre prácticas y estudios nucleares iraní. Y como bien apunta la web Telemundo, ésta es la cuarta muerte relacionada con el programa atómico.

Vida del acusado de espionaje

Shahram Amiri trabajaba en el Ministerio de Defensa como experto en radioisótopos. En 2009, en una peregrinación a La Meca, desapareció sin conocerse las circunstancias. En 2010 apareció una serie de vídeos que delataban su presencia en Estados Unidos. “Me secuestraron en Medina y me anestesiaron. Cuando desperté estaba en un avión rumbo a EEUU”, declaraba en las imágenes. Sin embargo, en otra filmación explicaba que se encontraba allí por voluntad propia. Un tercer vídeo sostenía que había conseguido escapar de la CIA y que vivía clandestinamente esperando poder regresar a Irán. Finalmente, Amiri se presentó en la Sección de Intereses de Irán en Washington y, días más tarde, regresaba a Teherán. Aunque en un primer momento fue recibido como un héroe nacional, fue detenido posteriormente por los servicios secretos iraníes. Hace tan solo unos días, este hombre de 39 años, fue condenado a la pena capital por espionaje.

Diferentes hipótesis sobre el científico

Los servicios secretos iraníes condenaron a la hora a Amiri por entregar información confidencial. Ésta era relativa al programa atómico nuclear de Irán, y supuestamente cayó manos estadounidenses por mediación del fallecido. Las numerosas filtraciones de los servicios de inteligencia, en ocasiones interesadas, hace sospechar que faltan piezas en este rompecabezas. Son varias las hipótesis que se plantean en torno a la figura de Amiri. La primera de ellas apunta a que el científico colaboraba con la CIA. En contrapunto, la segunda afirma que Amiri formaba parte de los Pasdarán. Pero la que suena con más fuerza es que se trataba de un agente doble.

Agente de la CIA o revolucionario

Existen dos hipótesis que apuntan en sentidos opuestos. Una dice que Amiri formaba parte de los servicios de inteligencia estadounidenses. La otra asegura que era militante de la Guardia Revolucionaria Islámica. Ambas se encuentran avaladas por miembros de la organización o documentos filtrados en WikiLeaks. Philip Giraldi, exagente de la CIA, declaró que Amiri contactó con los agentes saudíes y norteamericanos, que no fue secuestrado. Añadió además que el iraní se comunicaba con la CIA a través de un teléfono satélite. Un informe de la asesoría de seguridad Stratfor fue filtrado en WikiLeaks. En él, fuentes diplomáticas iraníes en Líbano sentenciaban que el acusado era agente de los Pasdarán, la Guardia Revolucionaria Islámica. Así, explicaban las filtraciones de la CIA contra Amiri en su intención por neutralizarlo, convenciendo a Irán de la traición.

Un científico nuclear: agente doble

La tercera teoría es la que ha cobrado más fuerza. Se cree que Amiri recogió información de los servicios secretos estadounidenses y saudíes durante sus contactos. Tras la supuesta desaparición, orquestada por él mismo, buscó asilo político en Estados Unidos. Pero por razones emocionales o debido a la presión que vivía su familia en Irán, decidió volver. Nunca se conocerá la verdad de los hechos. Siempre parece faltar una pieza del puzzle y no se dispone de suficiente información para resolver las dudas del caso. Sea como fuere, es la cuarta muerte desde 2010 vinculada al programa atómico iraní. Todos los fallecidos fueron investigadores destacados.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search