En Blog

A menudo el investigador se encontrará ante una serie de interrogantes a la hora de realizar su trabajo. Algunos de ellos se los plantearán los propios profesionales y otros les serán expuestos por parte de los clientes. Intentamos dar respuesta a unos pocos:

¿Puede la policía saber el nombre de los clientes o los contenidos de la investigación?

Uno de los principales miedos entre los clientes es que se tenga constancia de dicha investigación. La legislación vigente contempla el derecho a la privacidad y la intimidad, así como la protección de datos, por lo que la actividad en este tipo de labores está controlada. Pero esto no significa que los cuerpos de seguridad conozcan el contenido de las investigaciones de hechos privados, tan sólo se guarda un registro de un dato estadístico.

¿Qué pone límites a la labor de los detectives privados?

El trabajo de dichos profesionales queda recogido en el artículo 19 de la Ley de Seguridad Privada. También debe prestarse especial atención al artículo 197.1 del Código Penal español que trata sobre la privacidad de los individuos y podría verse transgredido durante el desempeño de la labor de investigación. El Artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, referido a la intimidad, así como el artículo 17 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos jamás deben ser vulnerados llevándose a cabo dicha tarea.

¿Quién decide lo que es legítimo investigar y lo que no?

Lo legalmente investigable viene señalado por la ley nombrada en el interrogante anterior. Se hace especial hincapié en que debe haber interés legítimo por parte del contratante del servicio, como por ejemplo: bajas fingidas, fraudes a la empresas aseguradoras, asuntos maritales, acoso. En todos los casos no deben tratarse de delitos perseguibles de oficio, ya que éstos forman parte de las competencias de los servicio nacionales de seguridad. Asímismo, se debe prestar atención a la forma en la que se investiga. Esto hace referencia a las técnicas de recogida de información: vídeos, grabaciones, seguimiento… En cuanto a grabaciones, la ley contempla que mientras un integrante que participa consienta en grabar, será legal.  En lo que se refiere a imágenes y seguimiento, siempre debe ser realizados en lugares públicos donde no hay privacidad, nunca en un domicilio o ambiente de carácter personal e íntimo.

¿Qué necesito para trabajar como detective privado en España?

Desde 1981 se exige por ley ostentar una titulación universitaria como Investigación Privada o Criminología. Para la obtención de la Tarjeta de Identificación Profesional (TIP) por mediación de la Dirección General de la Policía, se deben conseguir 180 créditos en una de las quince universidades españolas que ofertan las diferentes titulaciones de la rama. No podrán ser investigadores privados aquellos que posean antecedentes penales o sean menores de edad, así como aquellos que no tengan nacionalidad en un estado de la Unión Europea. Que se haya cometido una infracción en materia de seguridad, o se haya sido separado del servicio en las Fuerzas Y Cuerpos de seguridad estatales también supondrá un impedimento.

¿Qué material y características generales debe poseer un investigador privado?

La principal característica de un investigador es la paciencia. Su oficio requiere nervios de acero ante el hastío y mucha concentración y atención al detalle. Saber interpretar datos y situaciones, así como el sigilo y la discreción, son competencias básicas de todo buen profesional. Para sus pesquisas, necesitará buenas herramientas: grabadora y micrófono, cámara fotográfica y de vídeo, localizador GPS, y tecnología punta en ordenadores para acceder con mayor rapidez a hemerotecas y redes sociales si fuera requerido. Se tiene que ser profesional a la hora de trabajar, sin atentar contra los derechos del investigado ni transgredir ninguna ley.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search