En Blog

El otro día comencé a contaros los consejos para comprar una caja fuerte, pero como se hacía muy largo, al final no terminé, así que aquí os cuento el resto de los tips que pueden ayudarte a escoger las cajas fuertes más adecuadas para tus necesidades.

Nos quedamos hablando del nivel de seguridad de la caja fuerte, regido por la Norma Europea EN 14450 que los engloba en los niveles S1 y S2 y la norma UNE 1143-1 que las organiza grado 1 al grado 10,en función de cuánto tiempo se tarda en poder forzarla y acceder a su interior. En el caso de los niveles S1 y S2,

En cuanto a las cajas fuertes clasificadas del grado 1 al grado 10, implica que a mayor número mayor resistencia del producto frente a los intentos de robo.

Pero realmente solo en el caso de joyerías, custodia de armas o negocios que mueven grandes cantidades de dinero es necesario usar cajas homologadas de grado IV por estas normativas. Las no homologadas son igual de buenas, aunque no se rijan por esas clasificaciones.

Así para hacerse una idea rápida y no volverse loco, se puede mirar el grosor de las paredes: las cajas de alta seguridad para negocios suelen contar con un espesor en sus paredes de entre 8 y 10 mm. Para el hogar, con un espesor de 4-2 mm podemos afirmar que es una buena caja fuerte. Pero dependerá sobre todo del valor de lo que queramos guardar en ellas el que haga más necesario contar con un nivel de seguridad mayor o menor.

Pero su resistencia al robo y el tamaño, que comentamos también en el post anterior, no son los únicos factores importantes para decidirte a comprar una caja fuerte u otra. También es importante saber dónde vamos a situarla, para escoger bien modelos de cajas fuertes de sobreponer o empotrables. Por ejemplo, las típicas cajas fuertes de hoteles y alojamientos que suelen estar en un armario son cajas fuertes de sobreponer. Si vas a esconderla dentro de algún mueble, es el modelo más adecuado y en ocasiones incluyen tornillos para fijarla a la base donde vayas a colocarla para hacer más difícil que intenten llevársela entera.

Pero si quieres una protección extra, puedes optar por modelos de cajas fuerte empotrables, que tienes que situar en el interior de una pared. Al ofrecer solo el lado más resistente , su puerta, y estar rodeada por un muro, resultan más complicadas para los ladrones, tanto si quieren llevársela entera como si quieren forzarla. Eso sí, necesitarás realizar la obra de instalación para colocarla en el lugar adecuado, y siempre en una pared o suelo al menos 10 centímetros más anchos que la caja y sin posibilidad de humedades o fugas de agua.

Pero los robos no es la única causa por la que puedes perder tus objetos de valor. Otro de los incidentes comunes son los incendios. En 2012, la última fecha de la que he encontrado registros, hubo 142.260 incendios no forestales en España. Así que si quieres proteger tus pertenencias también de estos fenómenos es interesante que mires en sus características que sean cajas fuertes resistentes al fuego.

También podemos optar por escoger una caja fuerte de camuflaje. Son cajas en forma de objetos cotidianos, que pasan desapercibidas porque se confunden con cosas sin ningún valor o incluso elementos de la estructura de la casa. De hecho en esta línea van los llamados artículos de ocultación, que aunque no son cajas fuertes en sí, es decir, abrirlas no es complicado porque no tienen cierres de seguridad o paredes de grandes espesores, ni protegen contra incendios, lo difícil es detectar que no sean un artículo normal y corriente. Son ideales para cosas pequeñas como joyas o informaciones en pen drives o tarjetas de memoria. Porque, ¿qué ladrón se pararía en la nevera a comprobar si entre las latas de coca-cola se esconde una con una tapa imperceptible que sirve de escondite para tus cosas? 🙂

Y por último está tu presupuesto… Hay modelos de cajas fuertes baratas, y como verás en nuestra tienda son cajas fuertes de calidad, pero si necesitas mayor tamaño o ayor protección, puedes optar por modelos de cajas fuertes de alta seguridad que también puedes encontrar a buen precio. Eso sí, ten en cuenta en tu presupuesto el importe de la instalación en casos de modelos empotrables.

Y creo que teniendo en cuenta estos consejos para comprar una caja fuerte (el tamaño, el nivel de resistencia, el lugar donde irán colocadas, la protección contra incendios, la posibilidad de camuflaje y el precio), no te equivocarás en la elección de la más adecuada a tus necesidades. Pero si te quedan dudas, ¡no tienes más que consultarnos! 😉

Y con esto… ¡Nos ‘seguimos la pista’ en el próximo post!

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search