En Blog

No pueden estar más de actualidad. Las grabadoras de voz y otros medios que permiten realizar escuchas en los teléfonos móviles o fijos y registrar las conversaciones han permitido sacar a la luz las noticias que copan las portadas de todos los diarios y los espacios de televisión dedicados a la actualidad: casos de presunta corrupción entre políticos y empresarios como los de la Comunidad Valenciana.

Aunque se debate si de forma intencionada por parte de los interesados o a través de terceros que estuviesen haciendo un seguimiento (cuerpos oficiales de policía, detectives privados, etc.), lo cierto es que se han registrado conversaciones telefónicas privadas que han permitido sacar a la luz supuestas prácticas de blanqueo de dinero. Sin necesidad de largos interrogatorios o cruces de mentiras se explica el proceso paso por paso con pelos y señales, permitiendo saber el modus operandi habitual. Pero ¿cómo han podido hacerse esas grabaciones de forma discreta? ¡Vamos a buscar una posible respuesta!

Como en las grabaciones se tiene el registro no solo de la persona que está siendo investigada, sino también de las respuestas de la persona con la que habla podemos descartar que hayan usado grabadoras de voz ocultas, ya que en este caso hubiesen captado la parte de la conversación que hubiera tenido lugar en el espacio donde se hubiesen colocado esas grabadoras, pero no el diálogo de ambas partes.

Por eso para registrar esas conversaciones completas han tenido que usar, por ejemplo, grabadoras de llamadas de voz y ahí hay varias opciones. Por un lado existen grabadoras de voz que funcionan a través de bluetooth. En este caso necesitas haber tenido acceso en algún momento al teléfono del que quieres grabar las conversaciones, ya que para empezar a grabar se tienen que haber emparejado ambos dispositivos a través de una conexión bluetooth, el método habitual de este tipo de conectividad, que consiste en confirmar unos códigos entre ambos dispositivos para asegurar que se está de acuerdo con esa conexión. Tras este emparejamiento de la grabadora con el teléfono, bastará con que el terminal tenga activado el bluetooth para poder grabar en cualquier momento las llamadas que se reciban o realicen desde ese teléfono. Pero sabemos que el bluetooth tiene un alcance limitado, así que si han usado este método el que grababa no podía encontrarse físicamente muy lejos del protagonista de la investigación. Si no han sido los propios protagonistas los que han grabado, no es imposible, pero sí improbable que se haya usado este método.

Al ser grabaciones sobre un teléfono móvil, también podemos descartar que hayan usado dispositivos como los grabadores de llamadas de voz para teléfonos fijos, unos aparatos discretos que tienen una autonomía ilimitada y permite grabar llamadas entrantes y salientes del número en el que se instala.

Descartados los grabadores de voz, hay en el mercado otros medios para acceder a esas escuchas, como por ejemplo mediante software para espiar móviles como el que vimos en otro post. Este software espía no solo graba llamadas, sino que registra los mensajes o conversaciones de whatsapp, pero como en el caso de los grabadores bluetooth, para la mayoría de programas hay que tener acceso al terminal físicamente para instalarlo. Ese mismo punto es el necesario en el caso de aplicaciones de grabación de llamadas.

Por eso en este caso, a no ser que haya habido algún tipo de participación por parte de las personas que han sido grabadas, lo más habitual es que se hayan conseguido durante una labor de vigilancia policial y se haya autorizado por orden judicial la intervención las comunicaciones de un número concreto mediante el Sistema Integrado de Interceptación de Telecomunicaciones, o SITEL. Esto es un sistema de escuchas telefónicas del Ministerio de Interior de España, que guarda los datos de los titulares de las líneas, así como el contenido de las llamadas; los números entrantes y salientes, mensajes de texto, localización del dispositivo que realiza y del que recibe las llamadas, y otros datos como hora, fecha o duración de las comunicaciones de los números en vigilancia. Pero sobre SITEL ya hablaremos otro día…

¡Esto es todo por hoy y nos ‘seguimos la pista’ en el próximo post!

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search