En Blog

El diario digital Capital publica esta semana una noticia que parece un cliché sacado de una película pornográfica. Los protagonistas son dos esposos, hombre y mujer, y un fontanero. El marido coloca una cámara espía oculta dentro de su dormitorio movido por la sospecha de que su mujer le engaña con alguien. Al regresar a casa después del trabajo descubre a su esposa y al amante trabajador en la cama, por lo que empieza a reprender a ambos. El vídeo se encuentra en YouTube y tiene ya casi tres millones de visitas, una amarga venganza ante una traición conyugal que se ha vuelto viral en las redes sociales.

Cámara espía causa sensación

Ante lo que suponemos serían infundadas sospechas, el marido coloca una cámara espía en su dormitorio a fin de descubrir quién es el amante de su esposa. El hombre se va a trabajar sabiendo que su mujer recibirá visita. Avanzando en las imágenes vemos a otro hombre que entra en escena y, suponemos (ya que el vídeo no las expone), mantiene relaciones sexuales con la mujer. En ese momento entra el marido y se encuentra a su mujer con el fontanero, entra en cólera y reprende a ambos. El amante pide disculpas mientras que la esposa responde amenazando con pedir el divorcio. El hombre le enseña la cámara oculta y posteriormente, en represalia, el hombre engañado cuelga el vídeo en YouTube como acto de venganza ante la traición y el posterior intento de manipulación.

El negocio de la infidelidad

Cuando un matrimonio se ve roto por la traición y alguno de los dos cónyuges comete adulterio, se abre un mundo de posibilidades para todos aquellos detectives profesionales que puedan sacar beneficio de la infidelidad. El principal gremio interesado será el de los investigadores profesionales, especialistas en buscar pistas de la fechoría. Las víctimas de una relación extra marital acuden a los detectives buscando respuestas y calmar su deseo de conocer la identidad del amante. Cuando el profesional presente la carpeta con la información recogida, se resolverán dudas como identidad, horarios, lugares en los que se ha cometido la traición. Acompañado con pruebas físicas que arrojen luz a la investigación y soporten las conclusiones sacadas.

Investigación por cuenta propia

En el caso del hombre víctima de la infidelidad, no se ha recurrido a profesionales, pues él mismo ha comprado una cámara y la ha ocultado con la firme intención de pillar in fraganti a los amantes. Es una opción que toman muchas personas: una investigación por cuenta propia. ¿Para ello se necesitarán ciertos elementos que serán claves en el proceso de investigación, entre los que encontraremos cámara, localizadores y micrófonos. En el caso de conocer el lugar donde se reúne la pareja, tan sólo se necesita de un dispositivo de grabación de imágenes, pues conocemos el sitio y el audio normalmente va incluido en la grabación (aunque una imagen vale más que mil palabras en este terreno).

Repercusiones de la grabación

Las repercusiones mediáticas no se han hecho esperar. Son muchos los que sienten empatía  por la situación vivida por el cornudo esposo, con lo que la reacción es casi siempre de reproche ante la conducta altanera y traicionera de la esposa. La reacción frente al descubrimiento de su marido refleja una clara situación de manipulación al verse acorralada. También son muchos los que defienden la intimidad de los tres protagonistas. Dado que el que coloca la cámara no participa en las imágenes posteriores, podría tratarse de una invasión a la intimidad de los involucrados al colgar el vídeo en un medio tan conocido como YouTube. La opiniones son para todos los gustos, juzguen ustedes mismos.

Ver categoría Detector de infieles

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search