En Blog

Las cajas fuertes son uno de los principales artículos de seguridad que negocios y comercios de todo tipo adquieren para proteger su dinero, documentos importantes y otros bienes de especial valor. No obstante, en muchas ocasiones se plantea la incógnita de si es mejor para un determinado local el instalar una caja fuerte empotrada, o por el contrario es mejor una caja fuerte normal.

En este sentido, como primera y principal diferencia cabe destacar que, mientras la caja fuerte empotrada requiere de obra para su instalación (lo que aumenta el coste de adquirir una caja fuerte en conjunto y requiere de más tiempo para ser instalada), la caja fuerte normal puede ser sencillamente colocada en el lugar deseado, configurada y no requiere de mayores complicaciones.

Diferencias entre cajas fuertes empotradas y normales

Por ello, aquellos negocios que no deseen hacer una inversión moderada seguramente prefieran adquirir una caja fuerte normal, ya que realizar una obra puede tornarse en un quebradero de cabeza habida cuenta de que en el interior de los muros de cualquier edificio pueden encontrarse tuberías, conductos y cableado de todo tipo que sin duda dificultará y encarecerá los costes de la obra.

No obstante, la caja fuerte empotrada, una vez terminada la obra y colocada, sin duda es una mejor alternativa que la caja fuerte normal. No sólo porque puede ser ocultada tapándola con todo tipo de mobiliario o artículos de decoración, sino porque para los delincuentes será más difícil encontrarla en el momento de realizar un asalto con el objetivo de robar la caja fuerte. El tiempo es esencial en este tipo de robos, por lo que seguramente decidan irse con tan sólo el dinero de la caja y algunos productos en vez de perder un valioso tiempo en localizar la caja fuerte.

Por otro lado, una caja fuerte normal puede ser fácilmente levantada y transportada entre varias personas, mientras que una caja fuerte empotrada es prácticamente imposible de sustraer. Muchos criminales deciden no perder tiempo en abrir la caja fuerte en el momento del robo, sino sustraerla entera y abrirla una vez estén ubicados en un lugar seguro. En ese sentido, una caja fuerte empotrada plantea una dificultad más para los potenciales delincuentes.

Esperamos que le haya resultado útil este artículo sobre las diferencias entre las cajas fuertes empotradas y normales, y recuerde que puede encontrar ambos modelos de cajas fuertes en nuestro catálogo.

Últimos Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search